Post 003

ara bien o para mal, Microsoft Office es un referente en lo que se refiere a software ofimático. A pesar de que existen alternativas a la altura, de las que hablaremos en otras ocasiones (algunas tan potentes como LibreOffice), no llegan a cuajar en los hogares “porque no es Office”, “porque no es del todo compatible con Office” o, sencillamente, porque “no se parece en nada a Office”.

 

Microsoft lo sabe bien y hace ya algún tiempo propuso una alternativa gratuita para que Office se colara en nuestros hogares de forma legal y así matar dos pájaros de un tiro: combatir la piratería y promocionar su servicio de pago por suscripción llamado Office 365.

 

Suena bien, ¿verdad? Seguro que te preguntarás en dónde está el truco. Buena pregunta. Pues el truco es doble: por una parte, la aplicación es completamente online, por lo que hay que estar conectado a internet ya que no cuenta con una versión de escritorio, aunque sí con app’s para móvil y tablets (menores de 10 pulgadas); por otro lado, las funciones más avanzadas, como por ejemplo las macros de Excel, y las aplicaciones de escritorio están reservadas solo a la versión de pago.
¿Cómo podemos acceder al servicio? Lo primero, entramos en www.office.com y pulsamos en iniciar sesión. Si tenemos una cuenta outlook hotmail podemos entrar con nuestro usuario y contraseña. Si no tenemos una cuenta Microsoft, al pulsar en iniciar sesión nos permitirá crear una nueva.

No es necesario crear una dirección de correo nueva si no quieres: puedes crear una cuenta con tu dirección email actual, así de sencillo. La próxima vez que accedas a www.office.com se te abrirá la pantalla principal de la suite, como puedes ver en la imagen: